Colegio de las Esclavas de Cristo Rey

secretaria@colegiocristoreymadrid.es

En el distrito de Hortaleza desde 1964

Avda. de San Luis, 29 | 28033 Madrid

Viaje cultural a Mérida con 1º E.S.O | Objetivo educativo: trabajar la Virtud de la PIEDAD a través del legado de la civilización romana (Marzo 2023)

'Siembra en su corazón la semilla de la Virtud, fuente de dignidad y grandeza moral' - Don Pedro Legaria

Las Virtudes: nuestra mayor apuesta para lograr una educación integral

“Ayudar a la santificación del prójimo fomentando la vida de sólidas virtudes cristianas mediante la Enseñanza” (Constituciones 2, fines de la Congregación)

En el ideario de los colegios de las Esclavas de Cristo Rey siempre se ha concebido la educación como un camino hacia la virtud: “La educación es el desenvolvimiento de la vida, de las potencias más nobles para sacar a luz en su día los gérmenes de la verdad y de la virtud, sembrados en el corazón de la niña por una inteligencia y corazón ya formados”[1].

Desde 1965 en nuestro colegio de Madrid una comunidad religiosa ha despertado a los alumnos al mundo del saber, las humanidades, la ciencia, la poesía, el teatro, el deporte, la música, la amistad… de forma que gustando estos bienes, habituándose a practicarlos de un modo excelente, virtuoso, generaciones de alumnas han descubierto una vida bella y plena. Para nosotras, educar nunca ha sido realizar actividades estimulantes o innovadoras, ni transmitir contenidos, sino atraer hacia una vida apasionada por la sabiduría, las artes, donde el alumno es introducido en prácticas en las que gusta, participa de lo bello y bueno de la vida humana, de modo que va siendo capaz de generar, sembrar el bien en la sociedad[2].

Nuestro fin: atraer el corazón del niño o del joven ante la belleza de la vida y acompañarle a la plenitud de una vida virtuosa. “¡Qué grande es el corazón del hombre cuando quiere ser grande!”[3]

En este camino distinguimos tres etapas:

Encender el fuego en el corazón del alumno: “sin fuego en el corazón no se puede encender a otros”[4]. Nuestro fin no brota de forma espontánea, ni se alcanza sólo con el curriculum, con la formación en competencias o habilidades, incluso con la abundancia de acciones pastorales. Si pretendemos configurar el corazón del alumno para que guste la grandeza de todo lo humano, que ame la excelencia en el trabajo bien hecho, la areté en lo académico, lo personal, lo relacional, y así lo adquiera en su vida, la naturaleza de este telos es la de un modo de vida que sólo se puede transmitir por el testimonio de un docente que entusiasma y asombra al alumno, que transfigura toda situación en encuentro, en ámbito de aprendizaje, que le interpela a preguntarse, a tomar protagonismo con todo su ser, desplegando virtudes que le posibilitarán alcanzar los bienes prometidos en esa práctica y la vida que allí se atesora[5].

Por tanto, los deseos de los alumnos para que elijan una vida excelente son alumbrados por el testimonio personal del maestro -,  y por el ambiente de un claustro donde se respira el reino, que transforma el colegio en morada, en hogar, en un verdadero lugar[6]. Nuestro foco no son las innovaciones, los medios, los recursos, sino el corazón del maestro y en el de aquellos que tienen la misión de auctoritas –engrandecer la vida de otros- en el colegio.

Dentro de los rasgos de nuestra pedagogía legariana distinguimos la formación en virtudes. Las virtudes morales y teologales son muchas y por eso, trabajamos especialmente las virtudes más significativas del perfil de salida o del egresando del colegio a partir de los rasgos propios de nuestro carisma: la piedad, confianza, humildad (sencillez), obediencia, veracidad, autodominio (templanza), generosidad, servicio, acogida (fraternidad), heroísmo.

Junto a ella educamos según un itinerario de virtudes desde infantil a bachillerato, atendiendo al momento vital del alumno, a su desarrollo psicológico y a la narrativa propia del curso. De esta forma las virtudes del curso son las apropiadas para que el alumno alcance los retos madurativos de su etapa de crecimiento, y para que al final de su paso por el colegio, su ser lleve la impronta, la huella “Cristo Rey”, por haber sido configurado a través de prácticas que involucran las virtudes carismáticas.

Con las virtudes en mente, desarrollamos prácticas que las ponen en juego y hemos desarrollado los principios pedagógicos necesarios, para adquirir dichas disposiciones de forma trasversal en el currículum.

________________

[1] P. Legaria, Obras completas (BAC, Madrid 2018) 313.

[2] Constituciones Esclavas de Cristo Rey (Pamplona 1989) nº 108.

[3] P. Legaria, Obras completas, o.c., 239.

[4] P. Legaria, Documentos del Apostolado Seglar de Ejercicios.

[5] Cf. A. MacIntyre, Tras la virtud (Austral, Barcelona 2013) 233-236.

[6] J. Granados – C. Granados, Educar los afectos. Un reto para la familia y la escuela (Didaskalos, Madrid 2021) 88.

De qué forma se trabajan en el itinerario académico

Los rasgos de la pedagogía legariana: desarrollo de la interioridad, reconocimiento propio, virtudes, responsabilidad y servicio… se cultivan en los proyectos del colegio, alineados con el estilo pedagógico:

1- Plan pastoral “Dando vida”, a fin de que las oraciones, las celebraciones, los ritos de paso de cada curso, estén relacionadas con las virtudes y los rasgos legarianos y haya mayor unidad, reforzando el objetivo propio de cada curso.

2- Las prácticas escolares van siendo repensadas y explicitadas a la luz de las virtudes y rasgos legarianos, viendo cuáles y cómo se despliegan por el alumno: el recital de navidad, los coros, el teatro, las estaciones de diálogo, los cargos de clase, las cortes reales, las extraescolares, los laboratorios, las colaboraciones entre etapas, el voluntariado… Cabe destacar la práctica de “párate y escucha tu corazón” –examen ignaciano del día que realizan al final de la jornada escolar-.

3- El plan de acción tutorial integrado se ha centrado en la virtud nuclear de cada curso, proyectando desde ella las convivencias de curso, así como las tutorías, engarzándolas con el momento académico y personal, para que estén imbricadas en las promesas del inicio, en los pactos, en las memorias finales de las clases.

4- Otro eje con el que hemos ido vinculando las virtudes ha sido el plan lector de forma que tanto los libros en castellano, como en idiomas, estén relacionados con la virtud y la narrativa propia de cada curso. Además los profesores han cambiado el modo de trabajar la lectura enfocándose en el análisis del carácter de los personajes[1].

5- Durante los dos últimos cursos los objetivos de mejora del plan general anual y de las programaciones generales en todos los cursos recogen las iniciativas para que los alumnos descubran un fin en las materias, las actividades curriculares que enlazan contenidos y virtudes, y que son revisadas en las juntas de evaluación y en la memoria final de curso.

6- Aunque todos los docentes por cursos o por departamentos, han proyectado prácticas para trabajar las virtudes, en materias como historia, filosofía y religión, se han vinculado contenidos explícitos con las mismas, especialmente a través de vidas de personajes históricos y sobre todo en los viajes culturales, donde se contempla cómo una cultura es fruto de la virtud de sus ciudadanos (por ejemplo el viaje a Mérida de 1º ESO donde el hilo conductor es la virtud de la piedad en el mundo romano y en nuestra vida).

7- En relación con la nueva ley educativa que desarrolla la educación por competencias, los profesores han ido diseñando actividades competenciales, que pretendemos sean verdaderas prácticas, añadiendo dos premisas: atender la unidad de la persona y que tengan un último apartado, en el que los alumnos reflexionen a partir de preguntas sobre la experiencia, la situación de aprendizaje, las virtudes y expresen en una rúbrica si son conscientes de practicarlas, si las van adquiriendo…

______________

[1] K. Bohlin, Educando el carácter a través de la literatura. Despertando la imaginación moral en las aulas de secundaria (Didaskalos, Madrid 2020) 88-93.

Una Virtud específica trabajada en cada curso

'De la Virtud a la PLENITUD'

ASOMBRO

3 años

Virtudes potenciales

Reconocimiento · Confianza · Acogida

GRATITUD

4 años

Virtudes potenciales

Orden · Amabilidad

OBEDIENCIA

5 años

Virtudes potenciales

Orden · Disciplina · Respeto

PIEDAD

1º Primaria

Virtudes potenciales

Gratitud · Reconocimiento

VERACIDAD

2º Primaria

Virtudes potenciales

Obediencia · Lealtad · Orden

LIBERALIDAD

3º Primaria

Virtudes potenciales

Disponibilidad · Estudiosidad

FRATERNIDAD

4º Primaria

Virtudes potenciales

Afabilidad · Hospitalidad · Sencillez

FORTALEZA

5º Primaria

Virtudes potenciales

Valentía · Heroísmo · Paciencia

CONCORDIA

6º Primaria

Virtudes potenciales

Lealtad · Paciencia

PIEDAD / CARIDAD

1º E.S.O

Virtudes potenciales

Compasión · Templanza · Lealtad

NOBLEZA / CASTIDAD

2º E.S.O

Virtudes potenciales

Alegría · Modestia · Humildad

VERACIDAD

3º E.S.O

Virtudes potenciales

Honestidad · Obediencia · Fortaleza

ESPERANZA

4º E.S.O

Virtudes potenciales

Responsabilidad · Prudencia · Paciencia

INTEGRIDAD

1º Bachillerato

Virtudes potenciales

Esfuerzo · Fidelidad · Prudencia · Honestidad

LIDERAZGO (SERVICIO) / JUSTICIA

2º Bachillerato

Virtudes potenciales

Justicia · Libertad · Gratitud · Entrega
Reconocen nuestro trabajo

Vittra Rösjötorp International, colegio de Suecia

Representantes de esta institución fueron recibidos en Cristo Rey para conocer en primera persona nuestra educación en Virtudes - Febrero 2024

Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

También nos acompañó Verónica Fernández, directora del Centro de Educación en Virtudes de la Universidad Francisco de Vitoria

Jubilee Centre for Character and Virtues (Universidad de Birmingham)

Gary Lewis, director de la Association for Character Education del Reino Unido, visitó Cristo Rey para conocernos y ser testigo de nuestro trabajo en Virtudes - Febrero 2023

También nos acompañaron Verónica Fernández, directora del Centro de Educación en Virtudes de la UFV, y Juan Antonio Granados, director del Colegio Stella Maris La Gavia